Culichi vernáculo #1: güilo/a

Ha llamado mi atención que a muchos chilangos (y mexicanos no originarios de Sinaloa) les llama la atención mi lista de regionalismos que podrían hipotéticamente llevar a malentendidos chistosos. Tengo al menos un par de historias al respecto, así que permítanme iniciar una serie de posts sobre el tema. Para eso, cuando sea posible, utilizaré “El Chilangonario” de Alberto Peralta y “Sinaloa, Historia y Destino” de Herberto Sinagawa como referencias, para que no digan que me falta rigor académico, y así. El primer post será sobre la palabra “güilo”.

image

En la Ciudad de México, “güilo” o “güila” hace referencia a quien tiene mucho sexo por todas partes, usualmente cobrando por el servicio. Es decir, es un sustantivo y hace referencia a prostitutas o personas extremadamente amigables. Aquí la referencia bibliográfica:

image

En Sinaloa, por otro lado, “güilo” es adjetivo y sustantivo y significa “flaco”. Además no es una palabra particularmente coloquial. Es decir, todo mundo la dice en contextos normales de la vida diaria para hablar de personas o animales flacos. Aquí la referencia bibliográfica:

image

Ahora la anécdota:

Alguna vez, por allá de finales de 2009, yo todavía estudiaba en Monterrey y visitaba a mi familia en la Ciudad de México durante las vacaciones. En una de esas, una buena amiga originaria de la Ciudad de México vivía en Veracruz, pero quería venir a pasar el fin de año conmigo en el DF. Le dije que por supuesto que podía, y hubo emoción en el aire y todo. Habíamos dejado de vernos algunas semanas antes, pero igual es padre cuando eres foráneo en una ciudad y tus amigos de ahí te visitan en OTRA. 

Pasaron las semanas, llegó el día, y cuando mi amiga arribó a mi casa, la vi más delgada, así que con toda naturalidad le dije alguna variante de "oye, te veo más güila, ¿qué has estado haciendo?"

Por supuesto, QUE NO QUEDE DUDA, que yo me refería a posibles actividades deportivas que ella pudiera haber realizado antes de visitarme. Ella evidentemente no lo tomó con el mismo significado que yo tenía en mi mente y eso llevó a una explicación bastante incómoda mientras el taxista esperaba a que le pagáramos. No me cacheteó ni nada, pero pues tampoco se sintió halagada, ni siquiera cuando le expliqué lo que quise decir. Y nunca he vuelto a comentar nada acerca del peso de la gente.

#166 SÍ charcos

Algo que poca gente te advertirá al momento de venir al DF es la lluvia. “Pero Francisco”, dirán algunos, “ciertamente no tiene nada de complicado lidiar con un poco de lluvia”. Es cierto, no es nada del otro mundo. Si tienen casa, botas y paraguas, ya la tienen armada. Lo que sí NADIE te advierte son los charcos que salen en las noticias, aunque no por la razón a la que estoy acostumbrado.

Ahora, hay que entender que mi sorpresa ante esto se debe a que los charcos salen en las noticias porque crean tráfico, lo cual (en mi humilde opinión) es igual de constante que la lluvia, y… no sé, ¿tal vez no es noticia?

En Culiacán los charcos también salen en las noticias por una razón completamente diferente: el dengue. Es decir, los charcos son el ambiente donde se reproducen los mosquitos, los cuales cargan el dengue y enferman a la gente y los convierten en zombies hemorrágicos. Los charcos en serio son de miedo en mi ciudad.   

Entonces si un día de estos ven un charco como este:

Y escuchan un grito como este:

Probablemente soy yo huyendo del charco, porque todavía no internalizo en mi mente provinciana que los mosquitos chilangos no me matarán (aparte de matarme de comezón).

Saludos y lecturas veraniegas

Aparte de celebrar mi cumpleaños, planear para los próximos meses y tener una serie de interacciones bastante singulares con personas interesantes, mi verano ha sido relajante. 

Ahí les debo algún post sobre la pelea que tuve con el personal de seguridad cuando fui al Museo del Templo Mayor. Posiblemente se convierta en la primera vez desde que tengo este blog que me retractaré de una recomendación. También fui al MUNAL, pero ese lo sigo recomendando. Otros eventos han sido más de mi vida personal, así que ya veremos si resultan relevantes.

image

Mientras tanto, me permito hacerles una lista breve de lecturas veraniegas, por si tienen ganas de soltar el Netflix un ratito:

- La Cámara Húngara es un proyecto literario que ofrece perspectivas frescas sobre el Mundial que estamos experimentando actualmente en Brasil. Como se habrán dado cuenta, yo soy muy crítico de la cultura futbolera en México y especialmente en la Ciudad de México, por lo que me da gusto ver puntos de vista que hagan cosas aparte de defender la palabra “puto” y extasiarse con los goles de equis jugador. En particular, permítanme dirigirlos a la explicación del proyecto, un relato chusco sobre querer ver el futbol en Canadá y algo sobre el futbol y España, para que no digan que soy completamente insensible a las aficiones chilangas. 

- Actitud Alterna es un proyecto en el cual un grupo de jóvenes de la Ciudad de México buscan generar contenido sobre temas relevantes a la vida en Chilangolandia y su cultura urbana. Ellos lo describen diferente, pero estoy metiendo mi cuchara aquí. Fui a tomar pulque con uno de ellos y debo decir que estoy de acuerdo en que estuvo malo, aunque a mí todo el pulque que he probado me ha parecido malo. (Dios, ¿se acuerdan de ese drama que me hicieron el año pasado? Gracias a Dios ya no atraigo ese tipo de comentarios.) Aparte mi amigo David escribe sobre sexo ahí. Chéquenlo y opinen, porque yo no estoy de acuerdo en que los hotelazos sean una inversión.

- The Red Needle es el blog de un amigo inglés que es reportero y vino de visita a la Ciudad de México ahora en junio. Le tocaron justo los días en que el clima chilango se parece más al británico. Apenas lleva una entrada sobre su viaje (acerca de Coyoacán), pero si saben inglés y les interesa una perspectiva periodística y británica de esta ciudad tan interesante, chéquenlo. 

Ayer fue mi cumpleaños y nadie aquí me felicitó, GRACIAS.

Sobre mí, alias “HOLA”

image

¡Hola! Me llamo Francisco. Soy de Culiacán, estudié relaciones internacionales y tengo veintitantos años. Me gusta la cerveza, el K-pop y aunque hablo fuerte y medio golpeado, juro que rara vez estoy enojado.

Empecé este blog en 2011, cuando acababa de mudarme de Monterrey a la Ciudad de México y pasaron dos cosas:

1. Me di cuenta de que mi estimación inicial de “ay, también es México, ¿qué tan diferente puede ser?” estaba tan lejos de la realidad como Katy Perry de un Grammy.

2. Empecé a echar madres tanto, pero TANTO porque el cambio no fue tan suave como yo esperaba, que necesité un lugar donde desahogarme.

Tres años después, en los cuales me fui de la Ciudad de México un par de veces y volví, aquí sigo. Por lo tanto, sí, pueden asumir que ya me gusta el DF. Dejen de preocuparse. 

Información esencial:

Mi Twitter es: @fgg23
El Facebook de este blog es: /manualmexicodf
Mi Instagram está acá: /franciscogrgz

Las Preguntas Frecuentes aquí

#163 SÍ Yaxi

image

No es la primera vez que hablo de smartphones o apps que sirven para visitar o vivir en la Ciudad de México ni de mi experiencia en sus taxis, pero hoy combinaremos las tres.

Definitivamente no me están pagando por decir esto, pero Yaxi es una app súper práctica y accesible para iPhone y Android que localiza taxis seguros a tu alrededor, los trae a ti (mostrándote desde donde vienen y cuánto van a tardar) y luego te permite pagar con tarjeta o PayPal desde tu celular.

image

Altamente recomendable para esas noches de muchas copas o mucha lluvia y pocos taxis. Y si quieren $100 para empezar, pongan mi código de promoción al usarla: vanmedalla51.

De nada.

Sintomatología del achilangamiento

Todos los foráneos en el DF lo hemos sentido: el momento en el que te pega el golpe de realidad de que el DF… ya no se te hace tan raro. Esto se conoce como achilangamiento, y nos sucede a todos los que vivimos aquí continuamente por varios meses o años. A continuación, algunos síntomas:

1. Cuando te das cuenta que tu umbral de aguante al tráfico y la falta de espacio personal sigue subiendo. De vez en cuando sí odias tu vida por ello, pero de repente, un día estás como sardina en la Línea B del Metro y te cachas a ti mismo pensando que no es para tanto. 

2. Cuando te da calor. Ese momento en el que te cachas a ti mismo viendo los 25ºC en el termómetro y diciendo “ay, ya hizo calorcito”. 

3. Cuando vas en el carril de en medio del Periférico. Y de repente recuerdas que no hay calles así en tu pueblo. 

4. Cuando te invitan un café y sabes exactamente qué esperar. O cuando te ofrecen un café y lo rechazas por la misma razón.

5. Cuando dices “aventón”, “diurex” y “bomberazo” como sin nada. Luego te escuchas a ti mismo y te preguntas a dónde se fueron tus raíces.

6. Cuando ya no te sorprende el mal servicio en cualquier establecimiento. Y es más, hasta sabes manejarlo apropiadamente.

7. Cuando ya sabes que es mejor hacerle caso a GoogleMaps que a tus amigos chilangos. Y ellos ni se ofenden al saber esto, porque es la realidad. 

8. Cuando ya nunca te falta morralla. Y aparte tienes un monedero funky

9. Cuando das el avión sin ataduras morales. Sí, incluso a tu jefe y a los papás de tus amigos chilangos.

¿Alguna otra?

¿Soy yo o la delegación Xochimilco como que tiene forma de cono de nieve?
De vuelta a la programación habitual.

¿Soy yo o la delegación Xochimilco como que tiene forma de cono de nieve?

De vuelta a la programación habitual.

Una defensa del verbo “ocupar”

"Pero Francisco", seguramente están pensando en este momento si son chilangos o mexicanos que viven en cualquier lugar al sureste de Guadalajara Morelia, “ese es un error de vocabulario, la Real Academia Española lo dice”.

No planeo desafiar el aspecto lingüístico de esta controversia. Eso se lo dejo a "Escribir es bien chido". A él sí vayan a preguntarle qué onda de eso. Lo que sí planeo defender es mi derecho a decir “ocupo” por razones puramente egocéntricas:

1. No es un “verbo fácil”, es un verbo multiusos. Son cosas parecidas, pero diferentes. Un verbo fácil es el que uno usa porque le da flojera usar otros. Un verbo multiusos es el que realmente tiene más de un uso sin resultar ambiguo. Créanme, he vivido en dos ciudades al norte de la Ciudad de México y usar “ocupo” no ha causado más anarquía de la necesaria.

2. ¿En qué les afecta que uno lo diga? En serio, especialmente si son chilangos, cálmense. Acepto que es ligeramente ambiguo en situaciones de crisis, pero ni tengo una ocupación donde haya crisis de vida o muerte ni lo usaría si me encontrara en una situación de esas. Y si realmente no me entienden cuando lo uso, relájense. Pregunten y les explico. Hasta usaré “necesito” a la segunda, si tanto así ocupan que lo diga. Soy terco, pero buena onda. 

3. No es inapropiado, es conveniente. Esto sí se lo digo directamente a Gerardo Ceja García, quien llama el uso de “ocupar” como sinónimo de “necesitar” inapropiado en este artículo. Puede llegar a ser redundante cuando se usa por escrito, sí. Es bueno usar otros verbos para escribir mejor, sí. Pero el hecho de que cumpla su cometido significa que es totalmente apropiado en conversación, especialmente si uno vive en una sociedad como Baja California Sur, donde la gente sí lo entiende. (Ya si hay suficiente gente en ese estado para considerarse “sociedad” es una discusión que dejaremos para después.)

4. Es más placentero de decir y escuchar. Sólo piénsenlo. “Ocupar” tiene una sílaba menos que “necesitar” y ninguna de las ambigüedades relacionadas con tener dos letras diferentes que suenan igual a una vocal de distancia. Algo ha de tener que ver eso con que tanta gente prefiera decir que ocupa las cosas en vez de decir que las necesicesicesita. 

5. Al menos en Sinaloa no ocupamos oro pa’ brillar. Imagínense la letra de esta canción diciendo “no necesito oro para brillar”. No queda, y si me dicen que igual es incorrecto, ESTÁN INSULTANDO LA CULTURA DE MI ESTADO. /capslockrage

En conclusión, si siguen molestándose cuando su norteño preferido usa la palabra “ocupar” en vez de “necesitar”:

image

Y si ya usas la palabra “ocupar” igual que yo:

image

Buena noche, camaradas.

SÍ sugerencias

Una de mis queridas primas vino al DF de Culiacán, así que los próximos días andaré de guía turístico. Ella sí sigue mis recomendaciones, como la más básica de los parientes que visitan:

#114 los SÍ y NO de visitar amigos en el DF

Hace tiempo que no paseo gente, así que veremos qué se me ocurre. Si ustedes tienen alguna sugerencia, déjenmela en el Ask Box

P.S No crean que no me di cuenta que nomás se hizo medio popular el post de los taxistas, quité la opción de dejar preguntas anónimas, y casualmente NADIE me dejó mensajes de odio. Uno que otro intenso sí lo hizo en Facebook, ¿pero nadie acá en Tumblr? Se están viendo lentos, trolls.

Hoy es un día histórico.