Sobre mí, alias “HOLA”

image

¡Hola! Me llamo Francisco. Soy de Culiacán, estudié relaciones internacionales y tengo veintitantos años. Me gusta la cerveza, el K-pop y aunque hablo fuerte y medio golpeado, juro que rara vez estoy enojado.

Empecé este blog en 2011, cuando acababa de mudarme de Monterrey a la Ciudad de México y pasaron dos cosas:

1. Me di cuenta de que mi estimación inicial de “ay, también es México, ¿qué tan diferente puede ser?” estaba tan lejos de la realidad como Katy Perry de un Grammy.

2. Empecé a echar madres tanto, pero TANTO porque el cambio no fue tan suave como yo esperaba, que necesité un lugar donde desahogarme.

Tres años después, en los cuales me fui de la Ciudad de México un par de veces y volví, aquí sigo. Por lo tanto, sí, pueden asumir que ya me gusta el DF. Dejen de preocuparse. 

Información esencial:

Mi Twitter es: @fgg23
El Facebook de este blog es: /manualmexicodf
Mi Instagram está acá: /franciscogrgz

#163 SÍ Yaxi

image

No es la primera vez que hablo de smartphones o apps que sirven para visitar o vivir en la Ciudad de México ni de mi experiencia en sus taxis, pero hoy combinaremos las tres.

Definitivamente no me están pagando por decir esto, pero Yaxi es una app súper práctica y accesible para iPhone y Android que localiza taxis seguros a tu alrededor, los trae a ti (mostrándote desde donde vienen y cuánto van a tardar) y luego te permite pagar con tarjeta o PayPal desde tu celular.

image

Altamente recomendable para esas noches de muchas copas o mucha lluvia y pocos taxis. Y si quieren $100 para empezar, pongan mi código de promoción al usarla: vanmedalla51.

De nada.

Sintomatología del achilangamiento

Todos los foráneos en el DF lo hemos sentido: el momento en el que te pega el golpe de realidad de que el DF… ya no se te hace tan raro. Esto se conoce como achilangamiento, y nos sucede a todos los que vivimos aquí continuamente por varios meses o años. A continuación, algunos síntomas:

1. Cuando te das cuenta que tu umbral de aguante al tráfico y la falta de espacio personal sigue subiendo. De vez en cuando sí odias tu vida por ello, pero de repente, un día estás como sardina en la Línea B del Metro y te cachas a ti mismo pensando que no es para tanto. 

2. Cuando te da calor. Ese momento en el que te cachas a ti mismo viendo los 25ºC en el termómetro y diciendo “ay, ya hizo calorcito”. 

3. Cuando vas en el carril de en medio del Periférico. Y de repente recuerdas que no hay calles así en tu pueblo. 

4. Cuando te invitan un café y sabes exactamente qué esperar. O cuando te ofrecen un café y lo rechazas por la misma razón.

5. Cuando dices “aventón”, “diurex” y “bomberazo” como sin nada. Luego te escuchas a ti mismo y te preguntas a dónde se fueron tus raíces.

6. Cuando ya no te sorprende el mal servicio en cualquier establecimiento. Y es más, hasta sabes manejarlo apropiadamente.

7. Cuando ya sabes que es mejor hacerle caso a GoogleMaps que a tus amigos chilangos. Y ellos ni se ofenden al saber esto, porque es la realidad. 

8. Cuando ya nunca te falta morralla. Y aparte tienes un monedero funky

9. Cuando das el avión sin ataduras morales. Sí, incluso a tu jefe y a los papás de tus amigos chilangos.

¿Alguna otra?

¿Soy yo o la delegación Xochimilco como que tiene forma de cono de nieve?
De vuelta a la programación habitual.

¿Soy yo o la delegación Xochimilco como que tiene forma de cono de nieve?

De vuelta a la programación habitual.

Una defensa del verbo “ocupar”

"Pero Francisco", seguramente están pensando en este momento si son chilangos o mexicanos que viven en cualquier lugar al sureste de Guadalajara Morelia, “ese es un error de vocabulario, la Real Academia Española lo dice”.

No planeo desafiar el aspecto lingüístico de esta controversia. Eso se lo dejo a "Escribir es bien chido". A él sí vayan a preguntarle qué onda de eso. Lo que sí planeo defender es mi derecho a decir “ocupo” por razones puramente egocéntricas:

1. No es un “verbo fácil”, es un verbo multiusos. Son cosas parecidas, pero diferentes. Un verbo fácil es el que uno usa porque le da flojera usar otros. Un verbo multiusos es el que realmente tiene más de un uso sin resultar ambiguo. Créanme, he vivido en dos ciudades al norte de la Ciudad de México y usar “ocupo” no ha causado más anarquía de la necesaria.

2. ¿En qué les afecta que uno lo diga? En serio, especialmente si son chilangos, cálmense. Acepto que es ligeramente ambiguo en situaciones de crisis, pero ni tengo una ocupación donde haya crisis de vida o muerte ni lo usaría si me encontrara en una situación de esas. Y si realmente no me entienden cuando lo uso, relájense. Pregunten y les explico. Hasta usaré “necesito” a la segunda, si tanto así ocupan que lo diga. Soy terco, pero buena onda. 

3. No es inapropiado, es conveniente. Esto sí se lo digo directamente a Gerardo Ceja García, quien llama el uso de “ocupar” como sinónimo de “necesitar” inapropiado en este artículo. Puede llegar a ser redundante cuando se usa por escrito, sí. Es bueno usar otros verbos para escribir mejor, sí. Pero el hecho de que cumpla su cometido significa que es totalmente apropiado en conversación, especialmente si uno vive en una sociedad como Baja California Sur, donde la gente sí lo entiende. (Ya si hay suficiente gente en ese estado para considerarse “sociedad” es una discusión que dejaremos para después.)

4. Es más placentero de decir y escuchar. Sólo piénsenlo. “Ocupar” tiene una sílaba menos que “necesitar” y ninguna de las ambigüedades relacionadas con tener dos letras diferentes que suenan igual a una vocal de distancia. Algo ha de tener que ver eso con que tanta gente prefiera decir que ocupa las cosas en vez de decir que las necesicesicesita. 

5. Al menos en Sinaloa no ocupamos oro pa’ brillar. Imagínense la letra de esta canción diciendo “no necesito oro para brillar”. No queda, y si me dicen que igual es incorrecto, ESTÁN INSULTANDO LA CULTURA DE MI ESTADO. /capslockrage

En conclusión, si siguen molestándose cuando su norteño preferido usa la palabra “ocupar” en vez de “necesitar”:

image

Y si ya usas la palabra “ocupar” igual que yo:

image

Buena noche, camaradas.

SÍ sugerencias

Una de mis queridas primas vino al DF de Culiacán, así que los próximos días andaré de guía turístico. Ella sí sigue mis recomendaciones, como la más básica de los parientes que visitan:

#114 los SÍ y NO de visitar amigos en el DF

Hace tiempo que no paseo gente, así que veremos qué se me ocurre. Si ustedes tienen alguna sugerencia, déjenmela en el Ask Box

P.S No crean que no me di cuenta que nomás se hizo medio popular el post de los taxistas, quité la opción de dejar preguntas anónimas, y casualmente NADIE me dejó mensajes de odio. Uno que otro intenso sí lo hizo en Facebook, ¿pero nadie acá en Tumblr? Se están viendo lentos, trolls.

Hoy es un día histórico.

Por si me hicieron caso hace dos años cuando les dije que #17 SÍ smartphones, este artículo tiene muy buenas recomendaciones. Soy particularmente adepto de la app de Metro DF, pero no dejen de checar las otras.

No digan que no se los había dicho ya:

Me gusta la parte del artículo donde su conclusión es que uno en la Ciudad de México no tiene opción más que hacerse parte del tumulto que tiene que ir y venir del trabajo. Muy cierto, camaradas.

8 reacciones de taxistas chilangos a mi acento norteño

Siendo yo peatón empedernido de los que no quieren carro porque qué flojera andar maniobrándolo en la Ciudad de México, he abordado una gran cantidad de taxis en mi vida. Desde Culiacán hasta Veracruz y desde el DF hasta Nueva York (en términos geográficos), pedir un taxi no es algo que se me haya hecho novedoso nunca. Sin embargo, los taxistas chilangos tienen una extraña inhabilidad para llevarme a mi destino sin antes hacer preguntas o comentarios irrelevantes acerca de mi acento.

Imaginen que estas preguntas y comentarios vienen justo después de que yo diga a dónde quiero ir, así sin venir al caso. A continuación, algunas de las más frecuentes:

1. La brújula dorada o La razón por la cual los chilangos tienen mala fama

Ah, usted es del norte, ¿verdad? No conoce por aquí, ¿verdad? (Se va por el camino largo y pide propina al llegar.)

2. El blog del narco, edición taxista

¿Qué tal el narcotráfico allá de donde usted es? ¿Han matado a alguien de su familia?

3. “The Sound of Silence”, feat. Taxistas Sensibles del DF

No me tiene que hablar tan fuerte, ¿eh, joven?

4. El censo taxista

¿Usted es de aquí? ¿Cuánto tiempo lleva aquí? ¿Qué otros idiomas habla? ¿Su familia es de aquí?

5. “I Will Survive”, feat. Chilangos Resentidos Sociales

¿Y a qué va para allá? ¿Entrevista de trabajo? Ya ve que todos los del norte se vienen acá a quitarnos trabajo. Mejor que se quedaran por allá en Monterrey.

6. “Si no es chilango, seguro es sudamericano” o “Sinaloa no es México”

Y tú, ¿qué eres? ¿Venezolano, colombiano? Ah, de Sinaloa. Es que no hablas como mexicano.

7. “One of Us”, feat. Taxistas Inapropiadamente Cristianos del DF

Allá en el norte no son católicos, ¿verdad? Deje le muestro unas revistas para que conozca a Diosito.

8. Simple ignorancia geográfica o “todos los norteños conocen todo el norte”

¿Usted es del norte? Ah, yo una vez fui a [cualquier estado más al norte que el Estado de México] y tengo familia en Monterrey. ¿Conoce por allá?