#151 NO pulque

¿Por qué no? Porque sabe y se siente como si uno se estuviera tomando un tarro de gargajos ligeramente añejos. No estoy exagerando. 

“Pero Francisco”, seguramente dirán, “¿acaso no probaste los pulques de sabores? ¡Esos sí son buenos!”. 

¿Sabían que los pulques de sabores los hacen agregándole azúcar, colorantes y saborizantes artificiales a los litros de pulque caduco que nadie se toma porque saben a gargajos? Sí. Esa es la realidad. Y no, no hace que se me antojen más.

Háganle un favor a su cuerpo, mejor tómense una cerveza fría o un tequilita. 

#146 NO flautas estilo chilango

Hora de una historia triste: El año pasado, cuando estuve en Estados Unidos varios meses, hubo múltiples ocasiones en que me ofrecieron comer lo que los gringos conocen como “taquitos”. Yo, totalmente orgulloso de la cocina de mi país, exclamaba constantemente que ESO NO ERA MEXICANO, porque en mi casa les decimos flautas, se comen con guacamole y tienen deliciosa carne de res deshebrada adentro. Cuál sería mi sorpresa al llegar de regreso al DF a que me ofrecieran flautas, y el darme cuenta (ENFRENTE DE GRINGOS) de que son exactamente iguales a lo que los gringos conocen como “taquitos”: pequeños tacos de pollo fritos y cubiertos con salsa verde, crema agria y a veces queso. Humillación, ¡humillación pura! Y para acabarla, me cayeron mal. 

Entonces no. Si no tienen guacamole y salsa Guacamaya, no son flautas. 

#134 SÍ alambres

Yo nunca había visto un platillo llamado “alambre” hasta que llegué al DF. Inicialmente asumí que sería alguna especie de brocheta, pero no. Es básicamente un revoltijo de carne (usualmente cerdo al pastor, res o pollo) con chile morrón, cebolla, queso y aparentemente cualquier otra cosa que el taquero tenga enfrente en ese momento.

Aunque sí son deliciosos, deben disfrutarse con moderación. Una vez pedí uno completo para mí solo en Coyoacán y creo que después tardé como una semana en volver a ir al baño. He tenido mejores ideas en mi vida.

#118 SÍ panqué de natas de El Globo

Sí, sí, ya sé que El Globo ahora está en prácticamente todo el país y que el panqué de natas a veces se llama panqué de nuez aunque son lo mismo. De todas maneras es algo que relaciono con el D.F. porque fue lo único comestible que llevé de regreso a Culiacán después de la primera vez que vine en calidad de turista en aquel lejano año de 2004. Sigo pensando que es la gloria hecha panqué.

Cómanselo con un buen café americano y ni siquiera les pesarán las calorías. En serio.

#111 SÍ mercado francés de San Ángel

Ubicación: Los sábados en la mañana, en la Plaza San Jacinto. Cerca del mercado de arte de los sábados.

En Chicago fui a un mercado francés que era básicamente un tianguis para gringos, así que cuando mis papás me dijeron que me llevarían a uno aquí, mis expectativas no eran altas. Aclaro: El de San Angel es pequeño (no más de diez puestos) y extremadamente gourmet. Vayan con un presupuesto holgado, ya que es el lugar ideal para probar vino, queso, chocolate belga y pan del bueno. Se pueden tomar una copa y comer unas tapas en alguno de los puestos, o ir a alguno de los restaurantes en los alrededores.

#110 SÍ catsup en la pizza

Es una rareza chilanga, pero sabe bien. Digo, yo no como pizza porque soy intolerante a la lactosa y tampoco soy adepto a la catsup porque se me hace demasiado salada, pero si el queso y la catsup son lo suyo, adelante.

#99 SÍ camote con lechera

Para que no digan que le hago el feo a la lechera. Sí, se ven horribles, pero en serio, son la gloria cuando uno los prueba. Los camotes por sí mismos están buenos, pero no son completamente dulces. Son como las papas: saben a lo que uno les ponga. Ponerles lechera encima los convierte en un postre digno de la plaza más concurrida del DF, es decir, uno de los mejores. 

Usualmente los venden junto con plátanos machos, pero esos me dan alergia, así que esos ahí se los dejo para que ustedes opinen.

#98 SÍ La Lechera

image

La Lechera es como los Kleenex o la Aspirina: una marca que se hizo sustantivo. Y no me malentiendan, yo sí la conocía desde antes, pero incluso antes de ser intolerante a la lactosa, no se la ponía a absolutamente todo como lo hacen los chilangos. En el DF, toda fruta, pan, hotcake, waffle, cereal o preparación estilo arroz con leche/flan/gelatina automáticamente causa alabanzas si le agregan lechera.  De hecho, ponerle lechera a todo es una práctica culinaria bastante paralela con la fijación que tienen los gringos con ponerle crema batida a todo. Digo, a mi no me molesta, pero muchas veces me empalaga. A los chilangos nunca les empalaga. Nunca. Les. Empalaga. Creo que literalmente soy un amargado, porque dudo que la lechera sea el comodín gastronómico que los chilangos aseguran que es.

#97 NO zapote negro

Hmm, el zapote negro. No sé cómo describirlo más que con una palabra que tal vez es muy norteña: agarroso. O sea, te seca la boca, es excesivamente aromático y, la verdad, no me gustó. Al igual que con los tejocotes, los chilangos tienden a ser hipersensibles a que uno critique negativamente sus frutas típicas. Pero en serio, no coman zapote negro. Si el petróleo fuera dulce, sería un zapote negro.