La primera vez que vi tortillas azules, exclamé que sabían igual que las amarillas. Los chilangos a mi alrededor no lo tomaron bien. Casi me carga el payaso con su furia.
Crédito: Llegas Pacheco

La primera vez que vi tortillas azules, exclamé que sabían igual que las amarillas. Los chilangos a mi alrededor no lo tomaron bien. Casi me carga el payaso con su furia.

Crédito: Llegas Pacheco